Yo me quedo en Chile

 

Captura de pantalla 2016-05-07 a la(s) 10.50.33

 

 

Por donde miro hay declaraciones de si es bueno o no vivir en Chile. Aparece la pregunta de si no será mejor irnos. Las revistas dan espacios a reportajes sobre la vida de chilenos en otros países y por qué decidieron irse.

 

Los países desarrollados, son países de esas características porque varios grupos humanos decidieron quedarse y hacer algo por su país. El desarrollo no nace de la mano de mediocres, egoístas, individualistas que sólo velan por ellos mismos. Todo ser humano tiene derecho a vivir donde le de la gana. Si hay chilenos viviendo fuera bien por ellos, les deseo lo mejor y no dudo de que son gente maravillosa.

 

Lo que no tolero es que los medios se confabulen, y generen un colectivo de dejar Chile. Que directamente incentiven esta idea para que “tu familia tenga un mejor pasar”. Veo todos los días titulares que incentivan a odiar Chile. Veo todos los días twitts del descontento por nuestros gobernantes. Amplía tu horizonte, si todos seguimos pensando solo en nuestro núcleo directo ¿Cuál es la posibilidad que Chile avance?

 

Chilenos, Chile somos nosotros. Si no te gustan nuestros gobernantes para la próxima votación levántate de la cama y vota. Más aun, infórmate, lee las propuestas de por quién vas a votar, no votes por el que te “tincó” mejor. Incluso anda más allá, ayuda a otros a informarse, pon el tema en la mesa, convérsalo con tus amigos. El punto de vista de otros a veces es más iluminador que muchos textos. Ya que viene con sensibilidad, con historia, te puede abrir la mente. Nada más dañino para el acontecer nacional que la frase “ no se habla de política en la mesa”. El que inventó esa frase condenó a los jóvenes de nuestro país a no tener ideas y a nosotros, a no tener espacio donde desarrollarlas. Podemos cambiarlo. Hablemos de política en la mesa. Hay dos clases de ciudadanos lo que cuando se juntan hablan de otros y los que cuando se juntan hablan de ideas. ¿Cuál quieres ser tú?

 

Más allá de quien es el culpable por lo que está pasando hoy puntualmente en Chiloé. Si no te gusta que tiren peces muertos al mar llenos de antibióticos y que disimulen sus enfermedades en el proceso de embalaje del salmón. Entonces deja de comer salmón. No digo que no tengas derecho a opinar. Al contrario digo que tu acción tiene que ser tu manifestación. Si todos los chilenos dejáramos de comer salmón por un mes estoy segura que algo pasaría. Somos nosotros cada vez que compramos sus productos los que fomentamos esas prácticas cavernícolas.

 

Al mismo tiempo hay que manifestarse, exigir transparencia, pedir nuevas leyes, pero el cambio real es mucho más personal. Cambia tu, convence a tu vecino y en pocos días la cadena será imparable. Todos estaremos cambiando juntos. Las salmoneras existen porque yo, tu y tu vecino comemos salmón, sin exigir ningún estándar, lo único que nos importa es que sea lo más barato posible, lo que está pasando en nuestro mar tiene que ver con eso. Solo piénsalo y actúa. No te quedes solo en repostear este texto, aunque espero que lo hagas. Hoy a la hora de almuerzo, rechaza el menú que tenga salmón, hazle saber a la mesera porque lo haces, dilo fuerte para que ojalá otro te siga, eso es acción ciudadana, eso es cambio.

Y respecto a irnos o a quedarnos. Nos tenemos que quedar. Si estás leyendo este texto significa de partida que sabes leer, que tienes opinión, que te interesa el acontecer nacional, es decir que tienes educación. Por eso te tienes que quedar. Un país desarrollado se hace de la mano de gente con altura de mira, de gente con vocación social, de personas con estudios, con empuje y ganas. Si tu que naciste, te educaste y fuiste acunado por Chile decides irte a servir a otro país, porque no te gusta el camino que está tomando Chile, espero que seas feliz, pero no quiero verte escribiendo sobre mi país sentado en el otro lado del mundo. Porque sí Chile tiene muchos defectos, pero es Nuestro Chile, y estamos aquí todos para hacer un Chile mejor. Y al quedarte no solo le vas a dar un mejor vivir a tu familia, sino que puedes ayudar a miles más.

 

Chiles es corrupción, engaño, escasa educación, hospitales pencas, desigualdad. Te tengo una noticia, todo eso se puede cambiar. Chile también es Cordilleras, mar, ríos, bosques, que aunque nos empecinemos en destruir siguen ahí, necesitan nuestro cuidado y no se van a ir. Y Chile es corazón, solidaridad, bondad, familia y eso ni la corrupción, ni la delincuencia lo puede hacer desaparecer.

 

Una gran amiga que vive en México por motivos personales tiene que irse a vivir en España. Lo que más le duele en su partida tocó mi alma. Y dice así “Lo que mas me duele es dejar mis luchas, España ya está desarrollado, no hay tanto porque luchar, en cambio México necesita tanto”. Espero que a todos se nos contagie ese corazón.

 

Yo me quedo en Chile.

Anuncios